El compromiso viene del corazón (16/01/2018 por María Fernández)

Cuando somos pequeños todos hemos querido ser bailarines, futbolistas, profesores… pero ¿cuándo realmente hemos cumplido nuestro sueño?

El mío empezó con ocho años, cuando el director y coreógrafo Víctor Ullate vino a mi colegio y me hizo una audición para entrar a su compañía de ballet, una Fundación que a la larga me cambiaría la vida.

El primer día recuerdo nervios, ganas de darlo todo, solo tenía nueve años, y un hermano que estaba en camino. Todo empezó cuando me dijeron “la barra es a la danza lo que la columna vertebral al cuerpo: la danza se mantiene en pie gracias a la barra, y cada vez que la danza coquetea con los músculos hay que regresar a ella.” Maurice Béjart, y ahí estaba, una foto de Béjart en la pared, lo que no sabía era que me iba a perseguir su imagen toda la vida.

Nueves años después mis ganas de llegar al éxito aumentaban, ya había pisado muchos escenarios, había sentido muchos nervios, había escuchado muchos aplausos, muchos “bravo”. Un día volviendo del colegio tuve un accidente de coche, el hombro me cedió, y con él mis ligamentos y mis ilusiones.

Una operación, dos operaciones… aun así, yo seguía bailando, sin recuperarme cien por cien, pero no podía dejar tirados a mis compañeros, a mi profesor, a los espectadores.

Mi ánimo desde entonces se debilitó, me di cuenta de que no era yo, que mi hombro me estaba limitando demasiado, y con él mis ganas de bailar disminuían, me dolía demasiado. Me sometí a una segunda operación, fue mejor que la primera, pero no suficiente, terminé abandonando mi sueño.

Ahí es cuando una noche me puse a pensar en todo, todo mi sueño había pasado, pero venían cosas nuevas, nuevos retos, nuevas ilusiones, todo ello requería un esfuerzo, un compromiso. Una dedicación plena y absoluta, y una sonrisa con cada paso que iba a dar.

Empezaba una nueva vida, una nueva ilusión, un nuevo reto a superar, a comprometerme, empezar la carrera de mis sueños; el periodismo.

Día 16/01/2018

Por María Fernández

Deja un comentario