RIGOR Y SENSIBILIDAD EN LAS NOTICIAS DE ECONOMÍA: La sostenibilidad del sistema de pensiones vuelve a la carga (23/03/2018 por Nieves Carmona)

De nuevo la sostenibilidad del sistema de pensiones vuelve a la carga. Noticia de portada en los periódicos, arranque de programas de radio, protagonista del debate político. Muchas horas de información sin que, de verdad y con el suficiente rigor, se tome este asunto de forma comprometida y como algo que nos concierne a todos.

Los jubilados se manifiestan pidiendo subida de pensiones acordes con el IPC, los partidos políticos haciendo demagogia sobre un asunto que si no se coge “por los cuernos” puede tener consecuencias graves. Todo ello sin mostrar un atisbo de querer informar correctamente a la población, ¿por qué?, resulta incomprensible.

La pregunta del millón es si la sostenibilidad del sistema de pensiones está garantizada, es decir, si los pensionistas del futuro cobrarán cuando se jubilen. Rotundamente sí, pero es una pregunta trampa. No basta con la sostenibilidad si ésta no va acompañada de la suficiencia. No basta si las pensiones no garantizan la calidad de vida.

Las protestas se centran en la petición de una subida de las pensiones en función del IPC. Esto es irrisorio si tenemos en cuenta que la suficiencia de las pensiones va de la mano de factores de mayor envergadura: la población envejece (en 2050 cuatro de cada diez españoles tendrá más de 65 años), la esperanza de vida cada vez es mayor y no nacen niños en España. Esta pirámide de población invertida imposibilita la suficiencia de las pensiones. ¿Están poniendo los políticos el foco en cómo favorecer la natalidad en España? Se hace indispensable políticas de apoyo a las familias.

Otro foco que ha pasado “desapercibido” es la tasa de reemplazo, porcentaje que supone la pensión respecto al último salario. Actualmente es de un  79%, una de las más altas de Europa. Esto ha desincentivado el ahorro de los trabajadores para su futura jubilación (en España los planes de pensiones privados representan un 10% del PIB mientras que la media de los países de la OCDE es superior a un 20%). Europa pide que la tasa de reemplazo se iguale entre los países. Se estima que en 2050 ronde el 50%, lo que supondrá una pérdida significativa de lo que se cobre en el futuro.

Tenemos uno de los sistemas más opacos de Europa. Quizás sería esperable que España, igual que hacen ya otros países como Italia, Francia y Reino Unido, apueste por una transparencia en la información de tal forma que los trabajadores actuales estén informados de la edad a la que se podrán jubilar, cuántos años han cotizado, cuánto cobrarán cuando se jubilen. La transparencia en la información ayudará sin duda a la toma de decisiones a tiempo para evitar  una pérdida significativa de su calidad de vida en el futuro. Esto no debe ser cuestión de debate entre los partidos políticos. Es exigible una política de consenso sobre la transparencia en la información sobre las pensiones.

Por supuesto todo  pasa por resolver el desempleo en España, pieza clave en todo este engranaje.

En definitiva hablar de pensiones es hablar de natalidad, de transparencia en la información, de previsión, de sensatez, de un asunto que nos afecta a todos y es exigible el rigor en la información y la suficiente sensibilidad para darle la importancia que de verdad tiene.

Escrito por: Nieves Carmona

Vídeo realizado por: Julia López, Laura Martín y  Fernando Ginel.

Día 23 de febrero de 2018

 

Deja un comentario