Síndrome de la infoxicación (Gloria Bastante)

La comunicación, tal y como se conocía ha traspasado fronteras. Hemos pasado de las era de la información a la era de la desinformación. El exceso de fuentes de información imprime en las personas la falsa impresión de estar bien informadas. Pero nada más lejos de la realidad. Al contrario, este acontecimiento ha provocado que la población padezca el síndrome de la infoxicación, que se define como la incapacidad de gestionar de manera eficiente una cantidad elevada de información. Este síndrome se caracteriza por la sensación de ansiedad y angustia que genera en las personas recibir una cuantiosa ración de estímulos y no ser capaces de asumir todo lo que les está llegando.
Un problema que surge con la sobreabundancia de la información es la aparición de las fake news. Cada vez aparecen con más frecuencia noticias falsas en nuestras pantallas que nos confunden y distorsionan la realidad. Este suceso se debe a que en la actualidad todos somos a la vez consumidores y creadores de contenido, y se carecen de filtros, lo que nos sitúa al borde del precipicio, ante el abismo de no ser capaces de diferenciar qué es cierto y qué falso.
En mi opinión, la infoxicación está cada vez más presente en nuestras vidas. No para de crecer. Y no tenemos las herramientas necesarias para frenarla. Creo que las instituciones deberían comprometerse con la sociedad con el fin de evitar que el síndrome de infoxicación siga expandiéndose. Es un trabajo de todos, descubrir las fuentes a las que podemos acudir para adquirir una información verídica, sin dobleces ni sesgos de ninguna clase. Tenemos que aprender a distinguir la información dada por fuentes fiables de la información inventada sin corroborar.

Deja un comentario